Las mejores bandas sonoras de 2020

El 2020 ha sido un año extraño y complicado que ha aportado mucho menos material audiovisual por las circunstancias que pasados años. Esto se traduce en una cantidad igualmente menor de trabajos musicales para el cine. Pero como de costumbre, al rebuscar un poco fuera de la industria americana, surgen obras que destacan por su calidad e ideas. A continuación las 5 mejores bandas sonoras de 2020 para ConCdeCultura (filial amiga de la antigua BandaSonora.Org):

 

1. “Fanny Lye Deliver´d” de Thomas Clay. Aunque técnicamente se trata de una banda sonora de 2019, su lanzamiento en streaming y en cd no se ha producido hasta 2020, y dada su creatividad y riqueza temática y conceptual se convierte en -posiblemente- la mejor BSO de 2020. Un festival de música atonal, melódica, polifónica y burbujeante, que ilustra la Inglaterra puritana de 1650 y sus pasionales personajes. Clay es el descubrimiento musical del 2020.

 

2. “The Glorias” de Elliot Goldenthal. Cuando parecía que su descomunal talento se había apagado hasta quedar reducido a muy ocasionales aportaciones de bajo calado, Goldenthal sorprendió con su fabulosa y variada aportación a otra película de su mujer, Julie Taymor, sobre una figura capital del feminismo americano moderno. La inspiración y el estilo inconfundible del compositor vuelven a lucir en un carrusel de adagios, agitatos, funk y jazz. Una delicia.

 

3. “The Human Voice” de Alberto Iglesias. No podía faltar a su cita anual con el top de la mejor música compuesta para el medio cinematográfico. Iglesias es un faro de luz en un océano de mediocridad y su longeva colaboración con el realizador Pedro Almodovar se ha convertido en un continuo disfrute para amantes de la calidad y la sinergia audiovisual. Su poético acercamiento sonoro al universo de Jean Cocteau deviene en otra maravilla con su firma y estilo inconfundibles.

 

4. “The Prince of Desire” de Brian Byrne. El clasicismo preciosista cargado de melodía, sentimiento y armonías conjuntadas con sentido, evolución y progresión musical, siempre tendrán cabida en la música de cine. Es cuestión de buscarlo en cinematografías cada vez más alejadas de Hollywood. Byrne ya había demostrado con “Queen of Carthage” que era un compositor brillante y sensible. Ahora confirma que su talento no era flor de un día. Quizás la banda sonora más hermosa de 2020.

 

5. “Da 5 Bloods” de Terence Blanchard. Perenne en talento y capacidad de sorpresa, Blanchard se afianza como uno de los grandes compositores modernos, haciendo de cada aportación suya para el cine un recital de poderío y belleza. Música americana poderosa y marcial (inconfundible su uso de metales y percusión), aderezada por un sinfín de matices sonoros con la mejor orquestación del 2020. La variedad y complejidad del trabajo ilustran con maestría todo el tapiz emocional del relato, entregando al tiempo música vibrante y emotiva.

 

Por supuesto queda espacio para varias partituras más que destacan por encima de la media pese al bajo nivel del 2020, como son la juguetona y original “Bad Education” de Michael Abels, el instrospectivo y herrmanniano trabajo de Ryuichi Sakamoto para “The Staggering Girl”, la agradable (y poco más) “The Midnight Sky” de Alexande Desplat, la lánguida “News of the World” de James Newton Howard, el efectismo sinfónico de “Love and Monsters” de Marco Beltrami y Marcus Trumpp, la mezcla heterogénea y radical de Christopher Young para “The Empty Man”, la bonita creación de Bruno Culais para “Wolfwalkers”, la frescura enérgica de John Powell para “Call of the Wind”, la “desplatiana” aportación de Carlos Rafael Rivera para “The Queen´s Gambit” o la mutación hibridada de Trent Reznor y Atticus Ross para “Mank”. Algunos de los grandes demuestran su prevalencia como Howard Shore y su triplete para “The Lost Prince” (la más notable), “Funny Boy” y “Pieces of a Woman”, o Hans Zimmer con el suyo para “Wonder Woman 1984” (la más destacada), “Hillbilly Elegy” y “Rebuilding Paradise”.

Dentro de las fronteras nacionales sobresale “Malpaso” de Pascal Gaigne, seguido por la magnífica “Baby” de Bingen Mendizábal (junto a Koldo Uriarte), las dignas aportaciones del incansable Roque Baños (que superó el Covid con serias dificultades) para “Adú”, “Explota Explota”, “His House” y la serie “30 Monedas”, así como la interesante “Palabras para un fin del mundo” de Iván Palomares y la sensible “Patria” de Fernando Velázquez.

Además, cabe destacar -de nuevo- el gran nivel medio del compositor británico Daniel Pemberton, cuyo trabajo anual encabezado por la brillante y vivaracha “Enola Holmes”, seguido de las notables “The Trial of the Chicago 7”, “Rising Phoenix” y “Birds of Prey”, le encumbra como el mejor compositor de 2020 en detrimento del muy desaparecido y discreto Alexandre Desplat, habitual en el podio de años anteriores que este se ha quedado en el banquillo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s