Good Trouble el spin-off de The Fosters que necesitábamos

¿Es posible que estemos ante una de las gratas sorpresas de 2019? Yo diría que sí, porque el primer capítulo de Good Trouble demuestra que este spin-off de The Fosters no va a ser una tontería hecha con poco esfuerzo para intentar seguir sacando tajada de unos personajes a los que ya tenemos mucho cariño. No, Good Trouble es algo totalmente distinto: refrescante, sin ese halo de serie familiar y para todos los públicos. No lo sabíamos hasta ahora, pero necesitábamos esta serie.

The Fosters ha sido una de las series familiares más interesantes de los últimos años, nos mostraba a una familia diversa a más no poder y trató temas muy importantes y actuales de forma abierta y acertada durante sus cinco temporadas. Sí, también tenía mucho drama exagerado y un exceso de moralina, pero para pertenecer a una cadena generalista y tirando a conservadora, que estuviera encabezada por un matrimonio entre dos mujeres fue todo un hito. Su éxito es innegable y, cuando supimos que iba a llegar a su fin, reconozco que se me rompió un poco el corazón, pero tampoco me pareció una mala idea. No es bueno estirar el chicle y la serie ya empezaba a dar síntomas de agotamiento.

La sorpresa llegó cuando anunciaron un spin-off, basado en Callie y Mariana (Maia Mitchell y Cierra Ramirez) y ambientado unos cuantos años después de The Fosters. Por un lado sentí miedo, porque no tenía claro hasta qué punto era interesante seguir estirando sus historias. Sin embargo, mis miedos han desaparecido por completo viendo el primer capítulo, porque esto se aleja completamente de la serie madre. Es toda una declaración de intenciones. La historia de Mariana y Callie en Los Ángeles se va a acercar más a series como The Bold Type (también de Freeform) o (salvando muchísimo las distancias) Girls.

good-trouble-mariana-callie-1014x570.jpg

Alejándose del drama familiar

El mayor acierto de Good Trouble ha sido el logrado cambio de tono de una serie a otra. Nos alejamos de la familia Adams-Foster para adentrarnos en el universo de Callie y Mariana como chicas ya adultas que tienen que encontrar su sitio en el mundo. Ambas llegan a Los Angeles con ganas de arrasar, pero ese sueño acaba pronto. Tienen que buscarse la vida en la vorágine de la gran ciudad, hacerse un hueco en el complicado mundo laboral y enfrentarse a los problemas solas, sin la ayuda de su protectora y numerosa familia. En este primer episodio reciben ese golpe de realidad brutal que recibimos prácticamente todos cuando dejamos nuestra casa, o empezamos a asumir responsabilidades más importantes, como trabajar y mantenernos por nosotros mismos.

Otro gran punto a favor es que las protagonistas son muy distintas, no solo en lo personal, sino en lo laboral. Cada una en un sector completamente opuesto y que nos brinda la oportunidad de tocar temas de distinta índole y de gran actualidad. Desde complejos casos judiciales que afectan a la sociedad (violencia policial, racismo…) hasta los obstáculos que tiene una profesional como Mariana para hacerse hueco en un trabajo en el que no es tan habitual encontrar mujeres.

Además de ellas, el primer capítulo introduce a nuevos personajes que seguro que van a ayudar a animar el cotarro y el salseo, el primero de ellos Gael, pero no me olvido del resto de compañeros de la comuna donde viven, porque seguro que nos van a regalar grandes momentos.

rs_1024x683-181220090037-1024x683.good-trouble-cast-lp.122018.jpgPor supuesto, la serie recibirá también a los demás miembros de la familia Adams Foster, de momento en esta primera tanda de episodios ya están confirmados los cameos de Jesús ( interpretado por Noah Centineo, que ahora está muy de moda por sus pelis de Netflix, pero muchos supimos de su existencia gracias a The Fosters), Jude o las madres, Lena y Stef. Y seguro que si la serie dura (tiene pinta de que así será) acabaremos volviendo a ver a otros personajes memorables.

 

En definitiva, Good Trouble apunta maneras para convertirse en algo más que un simple spinoff y con su primer capítulo deja claro que quieren encontrar propia atmósfera y voz, para seguir contando la historia de Callie y Mariana, pero desde un punto de vista completamente distinto y alejado del drama familiar que fue The Fosters. Esta serie tiene la intención de reflejar a esa generación que está empezando la vida adulta, tiene un toque más divertido, fresco y desenfadado. Si os gustó The Fosters os va a encantar y si no, pero sois fans de este tipo de series, también.

 

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s